El Blog

Calendario

<<   Octubre 2017    
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31      

Categorías

Archivos

Belchite, el ultimo bastión

Por -SaLeM- - 25 de Febrero, 2006, 12:30, Categoría: Investigación

Saludos compañeros:

 

  Estoy planeando una investigación a nivel TCI en el pueblo abandonado de Belchite. Estoy aún solicitando información sobre la situación de dicho pueblo y viendo algunas cosas más.

 

  Me gustaría saber con cuantos de vosotros podría contar. Aún no sé nada de cuando ni como se haría, todo se iría viendo sobre la marcha.

 

  Para cualquier cosa ya sabéis el mail: seiptoledo@hotmail.com

La Bruma del Misterio nº 10

Por -SaLeM- - 24 de Febrero, 2006, 11:46, Categoría: General

  Desde Seip Bizkaia nos llega el numero 10 de la Bruma del Misterio de la mano de Jose Manuel Duran. Una obra cargada de noticias y anecdotas.

  Para descargarlo, puedes acceder directamente a La Bruma del Misterio y descargar también todos los numeros anteriores.

  Desde aquí, un fuerte abrazo de este que escribe a nuestro compañero Rain.

  Mucha suerte compañero ;)

Adiós Manuel

Por -SaLeM- - 21 de Febrero, 2006, 20:50, Categoría: General

Adios SEIP
por Manuel Capella
Vicepresidente del SEIP
http://www.manuelcapella.com

Como Vicepresidente 1º de la AEIP: “Asociación Española de Investigaciones Parapsíquicas”, asociación conocida como SEIP: “Sociedad Española de Investigaciones Parapsicológicas”, (en la cual soy Vicepresidente 2º ???), expongo a través del presente escrito que a partir de la fecha de hoy, 26 de Diciembre de 2005, quedo desvinculado de forma total y definitiva de esta asociación por decisión propia y dando así por concluida una etapa que ha abarcado varios años de mi vida. Ha llegado pues uno de esos instantes que no hay más remedio que afrontar.

Los motivos de mi decisión, son:

- En relación a la Gestión y Administración de la Sociedad: 

Por mi disconformidad y discrepancia con la forma en que se está administrando y gestionando esta sociedad en cuestiones como: la falta de asambleas preceptivas de la Junta Directiva destinadas a la formalización y ejecución de decisiones; la no utilización de un Libro de Actas en donde se reflejen las deliberaciones y acuerdos establecidos en tales asambleas; la no utilización de un Libro de Caja donde se registren las entradas y salidas de dinero, los ingresos en concepto de impartición de cursos o cuota por admisión de socios; la no justificación de gastos, y por ello, la ausencia de contabilidad alguna. Todo ello, podría incluirse como “actividades irregulares”.

En el caso de ser denunciadas en un futuro, acarrearían sobre mí el correspondiente perjuicio moral o penal ante las autoridades judiciales o administrativas que dieran lugar. Por mi condición de vicepresidente 1º nunca podría alegar su desconocimiento, pudiendo ser considerado como “encubridor” de ellas.

Por mi parte, he intentado en la medida que me ha sido posible, subsanar dichas irregularidades con resultados infructuosos. No obstante, la amistad que me une con diversos miembros de esta asociación desde hace muchos años ha ido postergando la toma de mi decisión. 

Por otra parte, y siempre bajo mi punto de vista, la asociación a la que dejo de pertenecer no puede considerarse como una sociedad participativa, abierta y en donde se escuche y se tenga presente la opinión de todos sus miembros. Estos deberían ser los primeros en estar al corriente sobre las incidencias y cuestiones más relevantes de la sociedad a la que pertenecen. Sin embargo, en demasiadas ocasiones, ésta información les llega de segunda mano a través de programas de radio o revistas del sector... o no les llega nunca. Los miembros de una sociedad –para eso pertenecen a ella- deberían tener pleno derecho para expresarse, opinar y decidir. 

Y desde luego –como en cualquier otra sociedad- debería ser la Junta Directiva quien deliberara, consensuara y aprobara las decisiones y pautas de conducta a seguir. En definitiva, proceder y actuar en la forma habitual en cualquier asociación. Sin embargo, lejos de ello, los acuerdos, resoluciones y disposiciones, han sido y son acordados bajo circunstancias no contempladas según establece la legislación sobre asociaciones y sociedades, no existiendo la posibilidad de que las sugerencias, incidencias y estipulaciones tratadas, queden reflejadas por escrito en los correspondientes Libros de Actas. 

Y para que todo ello conste y al no existir la posibilidad de reflejarlo en el Libro de Actas correspondiente, lo manifiesto aquí por escrito. Con fecha de hoy, 26 de Diciembre, he acudido al Registro de Sociedades en la ciudad de Alicante para hacer efectiva mi baja en la asociación.

- En relación a diversas Incidencias acontecidas dentro de la Sociedad:

Existen también otras razones, que unidas a las anteriores, me han impulsado a tomar esta decisión. Algunas de ellas pertenecen al ámbito de la confidencialidad y ya se las he comunicado al presidente de la Seip, señor Pedro Amorós por escrito y de forma privada. Tienen relación con una serie de incidencias que han tenido lugar dentro de la asociación durante los últimos meses, determinando una de las etapas más vergonzosas que me ha tocado vivir.

Si alguien me hubiese predicho tan solo hace un año algunas de las cosas que iban a suceder, solo lo hubiera considerado como una broma de mal gusto. Creo que tampoco lo hubiera imaginado Maquiavelo en sus más esplendorosos momentos de inspiración. Todas estas cuestiones han tenido que ver con algunos miembros de la Seip, otrora amigos míos. En la introducción de mi libro recientemente publicado existe un recordatorio hacia ellos incluyéndolos entre el resto de mis amigos, porque en tal consideración los estimaba. Con ellos había compartido programas de radio, jugado al tenis y al futbito, merendado durante las tardes de Pascua... En definitiva, había compartido los momentos más entrañables dentro de esta sociedad. 

Entiendo que las cosas no son siempre blancas o negras; en medio existen cerca de un centenar de matices grises. También estoy seguro que la plena objetividad pocas veces se manifiesta en esta vida; menos aún, cuando dos personas enfrentan sus ideas y puntos de vista. Cada cual suele hacer la interpretación que más le favorece y suele escoger las razones que más le conviene. Pero dentro de esa subjetividad partidista, que es innata y hasta cierto punto comprensible en el ser humano cuando estamos inmersos dentro de una discusión o disputa, debe de existir unos límites. 

Pero estos límites han estado ausentes: se ha hecho circular a mis espaldas informes privados que fácilmente podrían haber sido manipulados y a los que se dio el nombre de “dossiers??” dirigidos a miembros de la Seip y sin dárseme a conocer su contenido, ni por ello la posibilidad de defensa o réplica. Terceras personas han sido involucradas, a veces poniendo en su boca cosas que luego éstos confirmaron no haber dicho nunca. Se han aireado asuntos confidenciales, conversaciones privadas, se ha chantajeado y amenazado con descubrir cuestiones íntimas de otras personas. A veces, hasta se llegó a desvelarlos. Se han imputado frases y comentarios falsos o de mal gusto sobre mí atribuyéndoselos al presidente de la sociedad, bien es verdad que nunca confirmados por él, pero tampoco nunca desmentidos. “¡Habemus Misterius!”. 

En definitiva, cosas, que en base a las más elementales reglas de ética en la convivencia entre un colectivo que pertenece a una misma asociación, nunca deberían haber sucedido. Cosas que causan vergüenza en casi todo el mundo. A mi, en estos momentos, si me la provoca. Espero que, si no ahora, con el trascurso del tiempo suceda lo propio con todos los que estuvieron implicados en ello. 

Todo partió de cierto mensaje publicado por mi en el foro de la Seip, en cual yo manifestaba que ““algunos operadores del canal”” (en alusión a dos), “”se habían salido con la suya””; y ““habían jodido la marrana y las charlas”” (sic). ¡Desde luego, para mi, era la auténtica verdad!. Pero además, dicho mensaje debía ser situado forzosamente dentro de un contexto y de no manera aislada. Había un “antes” y sin él no podía interpretarse en su verdadera dimensión. No obstante, como nunca está de más pedir disculpas por los errores que uno pueda cometer en esta vida, así lo hice posteriormente. 

Pero este hecho, se quiso interpretar, ¡increíblemente!, como que yo había insultado “a todos los miembros” de la Seip. Es más, incluso que yo, aprovechándome de mi condición de vicepresidente de la Seip me dedicaba a insultar a sus miembros. Cuando pedí pruebas de aquellos insultos, nunca aparecieron,... ni nunca aparecerán. La explicación es muy sencilla: nunca existieron. No se puede demostrar aquello que no existe. Las que se dieron resultaron ser falsas y de ello doy testimonio mediante diversos mensajes publicados por mi en este mismo foro. Están publicados, y aquí permanecerán. 

Yo si que aporté pruebas en contra de mis acusadores. Pruebas claras, concisas y tremendamente rotundas. Se trata de pruebas contundentes y que quien lo desee puede verificarlas. Y si a alguien le dije: “usted, señor X es un mentiroso”, se lo demostré mediante pruebas. Aún estando publicadas y a pesar de su contundencia, nunca fueron reconocidas. Ni se rectificó, ni se pidió disculpas. Por menos, lo había hecho yo. Y es que los seres humanos nos olvidamos siempre, en mayor o menor medida, de aquello tan cierto de que “todos podemos cometer un error, pero solo los necios perseveran en él” y sobre todo, también, de aquello tan bonito de que “cuando más cerca se está de la humildad, más cerca se está de la grandeza”. 

Considero que era esencial y prioritario de inmediato y con carácter de urgencia convocar una reunión de la Junta Directiva de la Seip para tratar estos asuntos de competencia tan grave. Y ello era, no solo lo preceptivo, lo reglamentario, sino también lo sensato. ¿Acaso había algo más importante que hacer en esos instantes?. Si no se hacía en aquel momento, ¿cuando, entonces?. ¿Acaso algo importaba más?. En cualquier otra asociación, la Junta Directiva hubiese valorado lo ocurrido y acordado las decisiones oportunas, solicitando pruebas de cuanto se decía, tratando de enterarse de las cosas y averiguando la verdad de cuanto ocurría. Incluso propuse un comité de investigación. Bien es verdad que el presidente de la Seip, don Pedro Amorós, lo intentó de forma privada con unos y otros. Pero ni era esa la forma, ni por una de las partes existía intención o voluntad de arreglar nada. Por mi parte, si la hubo, y durante mucho tiempo. Quise arreglar las desavenencias, pero nunca existió reciprocidad. Luego ya fue tarde; ahora, inútil.

Las pruebas de todo ello están publicadas en mi web; porque a mi si me gustan las pruebas. Son testarudas, mal que les pese a algunos. Y sirven para demostrar o negar las cosas. Son evidencias que no pueden ser interpretables al antojo de cada cual a pesar de los matices grises a los que anteriormente me refería. Sirven para casi todo el mundo. Pero, repito, “para casi todos”. Y es que a veces no es posible dialogar, ni llegar a acuerdos, ni emplear el sentido común, ni reconocer aquello sobre lo que nos hemos equivocado, ni rectificar si es preciso, ni siquiera razonar.... Resultó más sencillo organizar reuniones o cenas privadas, y de esta manera, entre chuletas y chorizos, hablar mal de quien no estaba presente, de quien no podía defenderse. Pero a veces se olvida – aunque creo que no- que habitualmente, cuando se habla mal de uno delante de otros, también se habla mal de los otros delante de uno.

“¡¡ADIÓS, SEIP!!”:

Me voy con la conciencia tranquila, “ligero de equipaje” como diría Machado, sin que ni un solo duro antes, ni un solo euro después provenientes de la Seip hayan costeado ninguno de mis gastos en esta asociación durante mi pertenencia a ella durante muchos años. Comidas, viajes, cafés, gasolina y chalecos multibolsillos, los he pagado con mi dinero. A mi, ahora ya en estos momentos, no me corresponde justificar donde están los ingresos de la sociedad.

Pongo fin a una etapa de dedicación y trabajo dentro de esta asociación, aunque se haya querido transmitir lo contrario. Más bien, creo, que he sido “el vicepresidente incómodo”. Aquél que pedía cuentas, escuchaba las críticas, quería enterarse de las cosas, hacía preguntas o denunciaba las “actividades irregulares”. Atrás quedan las horas que dediqué confeccionando y grapando los ejemplares de la desaparecida revista de la Seip; las horas que pasé repartiéndolas entre los anunciantes y tiendas esotéricas de la ciudad de Alicante; las gestiones –nunca fáciles- para conseguir publicidad; los viajes para cobrar las 3.000 pesetas -de entonces- por cada anuncio; los carteles que coloqué en paredes, tiendas y comercios para publicitar los tres congresos que organizamos en los locales de Ibermútua en Alicante; divulgando, día tras día, cada una de las actividades e investigaciones de esta sociedad; las veces que he defendido –lo mejor que supe y pude- el nombre de la Seip en emisoras de televisión, de radio, en prensa escrita, listas de correo o en su foro recientemente cerrado. 

Atrás queda todo ello. Esfuerzo y dedicación desprendidos con el fin de ir haciendo cada día un poquito más grande a la Seip, especialmente cuando a ésta no la conocía ni “el Tato”. 

En el lado opuesto, claro que si, están presentes mis fallos y errores. Por todos ellos presento mis excusas, las cuales también las ofrezco a quienes haya defraudado por el motivo que fuere. Por supuesto que me habré equivocado. ¿Y quien no?. Porque de humanos es equivocarse y solo dejaremos de equivocarme el día en que nos marchemos de este mundo. Pero siempre he ido de frente por la vida, eso lo saben bien los que me conocen, a veces acertando y otras equivocándome; pero de frente, dando la cara, sin esconderme de nada y siendo fiel y consecuente con mi forma de ver las cosas en cada determinado momento... y nunca he ido diciendo a cada cual aquello que quería escuchar para decir todo contrario al día siguiente. Nunca he actuado con hipocresía, ni falsedad; nunca he hecho de “bien queda”.

Dejo libre “mi sillón” deseándole toda la suerte del mundo a mi sucesor. Mi cargo de vicepresidente queda libre. Cargo que he compartido con el otro vicepresidente de la sociedad D. José Requena, persona con la que siempre me ha unido una excelente sintonía. Además, hemos simultaneado el cargo de “vicepresidente” de forma peculiar: mientras él era 1º en la SEIP y 2º en la AEIP; yo, era 1º en la AEIP y 2º en la SEIP, lo cual no deja de tener su connotación graciosa y sobre todo sintomática.

Mis mejores deseos a toda la buena gente que permanece dentro de la sociedad. Deseo también agradecer, de todo corazón, los sinceros testimonios y muestras de apoyo de mucha gente; entre ellos, amigos y compañeros de trabajo con los cuales convivo día tras día; de compañeros de foro y de canal que hasta hace bien poco han estado dedicando horas de trabajo en la organización de actividades en un canal que lleva el nombre de “seip” sin ni siquiera pertenecer a esta asociación. Me han defendido en los momentos difíciles; bien es verdad, que a veces por la amistad que me une a ellos; pero también en otros casos, porque descubrieron donde se encontraba la verdad y la justicia. Apoyos que me han llegado también de gente que pertenece al “sector escéptico”; porque no olvidemos que a las personas, más que las creencias, lo que más nos une o nos diferencia son, nuestra naturaleza, nuestros principios y nuestra condición humana. Y es que, no era muy difícil descubrir donde se encontraba la verdad. Solo bastaba con saber leer, observar un poco y ser medianamente objetivo e imparcial en las cosas. Solo eso, a pesar de los matices grises.

Expongo todo esto por escrito, ya que se han tergiversado tantas cosas últimamente, que solo lo escrito puede tener validez y utilizarse como prueba; solo así puede ser constatado y comprobado. Aquí, en mi foro, y en la sección “Desde mi Pantalla” quedará publicado este escrito. Porque lo escrito, escrito está. Las recientes y desagradables experiencias me han enseñado que ello es lo mejor. Ya no me fío de lo que se me dice, ni me fío de que cuanto yo diga se manipulará. Solo las cosas escritas son fiables ante ciertas circunstancias, y son las cosas escritas las que me han servido para demostrar quienes han mentido sobre determinadas cuestiones. Tal vez, si no lo hiciese así, en un futuro se atribuirían explicaciones sobre mi marcha de la Seip, equívocas, confusas e inexactas. Así, nadie podrá especular, manipular, alterar o tergiversar las auténticas razones; nadie podrá decir “digo” donde yo he escrito “diego”; dar “gato” por “liebre”; difundir un ”¡¡nos los hemos cargao!!”, cuando puede leerse nítidamente un “¡¡Adiós, me voy!!”

A veces, parece como si las cosas escogiesen el momento exacto en que han de suceder. Y tal vez éste sea un ejemplo claro de ello al haberse acumulado una serie de circunstancias. Sea como fuere, un buen día, uno se da cuenta de que ya no se siente a gusto en un determinado lugar, ni con la gente con la cual allí convive; que debe dirigir su camino por otros derroteros, que desde nuestro interior se nos indica que algo no marcha bien, que no “encajamos” en el lugar donde estamos, que ha concluido un ciclo de nuestra vida. Y entonces, es sencillo deducirlo: ha llegado el momento.

¡¡Adiós Seip!!. Hoy no es un día alegre, que duda cabe. Para mí, ahora, comienza una nueva etapa, aunque queda “muy tocada” mi ilusión por la parapsicología y mermada mi confianza en bastantes de cuantos la rodean. Van a quedar atrás momentos agradables y entrañables recuerdos. Me quedo con los buenos, que han sido bastantes. Los otros, aunque más amargos, también los considero útiles. Solo con la perspectiva del largo plazo uno debe aceptar, y sobre todo comprender, que todas las experiencias son válidas en esta vida. De esta manera es como valoro mi etapa dentro de la Seip. Para bien o para mal, con final triste o feliz, este cuento se ha acabado. 

Manuel Capella

PD.- Sirva este escrito también para comunicar la baja de mi mujer, Alicia López, que como vocal hace lo propio como tal.

Suspendida investigación

Por -SaLeM- - 18 de Febrero, 2006, 14:52, Categoría: Investigación

  Saludos compañeros:

 

  Por el escaso numero de miembros de la SEIP  que participan en la primera investigación de la Delegación de la SEIP de Toledo, las malas condiciones meteorológicas anunciadas y razones internas, hemos decidido SUSPENDER la investigación denominada “Castillo de las 2 Hermanas”.

 

  Así mismo, os informo que se está buscando una fecha próxima para la investigación, en la que coincidamos (aunque sea reducido) miembros de la SEIP para poder realizarla.

 

  Un saludo y perdonad las molestias. Se os mantendrá informado de todo detalle.

Castillo de las 2 hermanas

Por -SaLeM- - 14 de Febrero, 2006, 12:09, Categoría: Investigación

  Saludos:

  Este sabado día 18 se llevará a cabo la primera investigación de la Delegación de la SEIP en Toledo en el Castillo de las 2 Hermanas de Navahermosa, a 51'1km de Toledo..

  Después de pedirle los permisos oportunos al Ayuntamiento y la Diputación de Toledo, nos fueron condedidos para este sabado día 18, ya que, al parecer, ahora ciertas aves están anidando en la comarca y dentro de unos días "cerrarán" el castillo para que no las moleste nadie.

  ¿Como llegar a Navahermosa desde Toledo? Pincha AQUÍ

  Para más información sobre el Castillo, localización y estado, pincha AQUÍ

  Para ponerte en contacto con nosotros, por favor, hazlo desde el correo electronico. La dirección es seiptoledo@hotmail.com

  La investigación no solo está basada en TCI, si no, en la convivencia de todos los miembros de Toledo que asistan. Antes de dicha investigación se hará una cena en algún restaurante local, pero eso ya está por ver el numero de miembros y a las horas que podeis llegar cada uno.

  AVISO: La investigación está prevista para empezar a las 23:00, si quieres asistir pero llegarás un poco más tarde, por favor, informalo al correo electronico.

  Un saludo y espero veros allí

Saludos iniciales

Por -SaLeM- - 14 de Febrero, 2006, 11:22, Categoría: General

  Saludos compañeros:

  Antes de todo agradeceros vuestro interés por la parapsicología y todos aquellos fenomenos que aún no tienen explicación.

  Os doy la bienvenida al blog de (En un principio) lo que pretendo que sea el lugar de reunión de los miembros de la SEIP de Toledo y comarca. Empiezo este nuevo proyecto con muchas ganas y mucha ilusión, deseando a todos sus miembros una buena participación en sus comentarios, así como en sus correos.

  Principalmente está creado para informar sobre nuevos comunicados desde la SEIP, quedadas de investigación, convivencia y demás.. Y también para darnos a conocer entre todos los miembros de la SEIP de Toledo, ya que al parecer somos un buen numero pero me temo que no nos conocemos entre sí.

  Para cualquier cosa, no dudeis en dirigiros a seiptoledo@hotmail.com o si quereis presentaros, mandar alguna investigación o cualquier cosa que cosidereis interesante.

  Ante todo, espero que vuestra estancia en el blog sea lo más agradable posible y participeis.

   Un saludo y muchas gracias.

Blog alojado en ZoomBlog.com